Las almas muertas. Nikolái Gógol. Rusia. 1842

f5ce86ba773bcf560df85d29c5a5ddef41f65ecc

Nikolái Gógol(1809-1852) provenía de una familia de la pequeña nobleza cosaca.

En Roma, comienza a escribir Las almas muertas, cuya primera parte publica en 1842. Pensada en tres partes —Infierno, Purgatorio y Paraíso, en evidente alusión a la Divina Comedia—, la novela narra las aventuras de un pequeño propietario, Chichikov, que ha decidido enriquecerse y para ello no tarda en abandonar su empleo en las aduanas y recorrer las provincias comprando a bajo precio los siervos difuntos de los terratenientes para luego declarar las “almas muertas” como vivas, obteniendo así provecho económico. De este modo, conoce a incontables terratenientes y propietarios, mostrando la estupidez humana en un estilo corrosivo, pues estos hombres no se niegan a vender, mientras delatan su personalidad y rasgos.

Cuando Chichikov veía una aldea en buen estado, allí se detenía y trataba de entablar relaciones con los dueños, como en el caso de Natalia Petrovna, viuda de un secretario colegiado. También, valiéndose de numerosos ardides, Chichikov obtiene dinero de los ricos. Una vez descubierta la estafa, Chichikov huye. Sin embargo, en la segunda parte de la novela aparece un Gógol arrepentido de sus perversidades. Lo que era una narración cínica y grotesca es ahora un compendio de buenas intenciones.

Ahora, a tal punto llega la desesperación mística de Gógol (muy parecida a la que tendrá Tolstoi luego, un ‘síndrome’ que parece cabalgar a ratos sobre el alma rusa) que quemará su novela, rescatada luego por una versión que poseía un amigo.

Ya desde la crítica literaria, Edmund Wilsón, refiriéndose a Almas Muertas, nos dice: “Este libro extraño, que nunca cesa de ser humorístico, nos conduce a un dominio de horror[…], una corriente subterránea y continua de tristeza, asco, dolor: una corriente que condena y corroe”.

nikolai-v-gogol-almas-muertas-rba-editores-espana-1995-D_NQ_NP_2614-MLM2881928327_072012-O

Tolstoi,  a su vez, observó que el libro no era ni una novela ni un relato, sino algo que escapaba a las clasificaciones, según quería Gógol al concebirla como una novela-poema. El autor buscaba, en realidad, mostrar al hombre ruso en todas sus dimensiones: su fuerza moral, su belleza de alma, pero también, y además, sus defectos e hipocresía, su estupidez y deshonestidad en medio de la monotonía de sus horas.

Gógol, por su fuerza y profundidad, ha sido comparado con Shakespeare. Una comparación que, sumada al hecho de que Almas muertas guarda cierto aire al Quijote, debe darnos una idea de la magnitud de su obra.

Anuncios

2 Respuestas a “Las almas muertas. Nikolái Gógol. Rusia. 1842

  1. ‘Las Almas Muertas’ es un libro que debo leer si o sí. Interesante entrada. Me hace recordar un poco Al Maestro y Margarita (mi favorito) pero en cuanto a que el autor quemó su obra, al ser rechazada muchas veces. Se público gracias a un manuscrito escondido, en este caso, por su esposa. Abrazos ❤

    Le gusta a 1 persona

    • Hola. Sí. Recuerdo que El maestro y Margarita causó consternación en sus lectores en más de una forma; no sólo criticó a la sociedad soviética y las costumbres de su época, sino que introdujo al personaje del diablo para criticar de manera sutil pero constante la fe de las personas: la cercanía a la tentación, la conversión de los personajes en víctimas de sus propios demonios…en fin. Saludos

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s