EN TIEMPOS DE DIVISIÓN, CÓMO LA LITERATURA NOS ENSEÑA A ENTENDER Al “OTRO”

EN UNA ERA DE TEMOR Y DIVISIÓN, LA FICCIÓN JUEGA UN PAPEL FUNDAMENTAL EN DRAMATIZAR LA DIFERENCIA Y ALENTAR LA EMPATÍA.

2600Colin Tierney in The Odyssey at Liverpool Everyman theatre. Photograph: Gary Calton for the Observer

Había una vez un griego, un inglés, un alemán y un español. Decidieron que cada uno escribiría una historia que haría todo lo posible por explicar la condición humana. El griego dijo: voy a escribir sobre un hombre que se lanza a los mares tras una guerra y que, cuando finalmente regresa a casa, nadie -ni siquiera su esposa- lo reconoce. El inglés dijo: voy a escribir sobre un joven e indeciso príncipe que no puede establecer si la vida vale o no la pena. El español dijo: voy a escribir sobre un hombre de campo que se cree caballero y que al montar en su raquítico caballo parte hacia una serie de enloquecidas aventuras. El alemán dijo: voy a escribir sobre un joven que se apasiona enfebrecidamente por la esposa de otro y que al final muere de pena.
Si nos fijamos en estas cosas, de un modo un tanto esquemático, es más o menos así como Homero creó la épica, Shakespeare el drama, Cervantes la novela, y Goethe abonó el terreno para el Romanticismo. Parecería una broma, pero es esta la historia de la literatura europea. Y lo extraño es que estos personajes, tras de los cuales surge toda la narrativa moderna y posmoderna, son en sí mismos profundamente modernos: los antihéroes marginados. Hoy los reconocemos y encontramos a la luz de su popularidad, sus interpretaciones y distorsiones, pero ¿quiénes son realmente? ¿Qué piensa la gente de ellos? ¿Qué piensan ellos de sí mismos? Y, no menos importante ¿qué imagen nos da la literatura sobre los sueños de los europeos y sus antepasados?
Tomemos a Odiseo como ejemplo. Antes de llegar a Ítaca, Odiseo se lava en la isla de los feacios, desnudo y desesperado. Aquí se asemeja a los refugiados contemporáneos que han llegado a las costas de Grecia. A los ojos de Nausicaa y sus compañeros, luce aterrador: “Como un león que aguarda en una colina, que avanza, aunque arrastrado por el viento, lleva los ojos encendidos; sale tras el ganado o las ovejas, o puede ser un ciervo en el desierto, y a su vientre le urge moverse e ir tras el rebaño de ovejas”. Se baña. Es entonces que Odiseo está listo para presentarse a las chicas.

“Urgencia”, qué palabra profética. Y cuán contemporánea suena hoy, a la luz de la crisis de los refugiados. Incluso Odiseo, el mítico Odiseo, sólo puede asumir su rol de héroe una vez se ha lavado y puesto ropa limpia.

3500
Benedict Cumberbatch as Hamlet at the Barbican, London. Photograph: Johan Persson/PA

Pero Hamlet también parece extraño a los ojos de Claudio y Gertrudis. Y don Quijote es un loco para los aldeanos que encuentra a su paso: cuando le preguntan por qué lleva una armadura en tiempos de paz, se presenta como un “caballero andante”, un embajador de Dios en la tierra. El Werther de Goethe está loco de amor, y envía a su sirviente a casa de Lotte simplemente para que pueda tener a alguien cercano que, según él, “también ha estado cerca de ella”.

Los diversos personajes de estos libros que encuentran en nuestros héroes a amantes, rivales, sirvientes, amigos o transeúntes al azar, piensan de la misma manera en que se nos ha enseñado a pensar cuando nos encontramos con algo inusual, exagerado o extraño: Odiseo es un marinero náufrago, Hamlet ve fantasmas, Don Quijote camina sobre las nubes y Werther está gobernado por una pasión malsana.

Lo que la literatura hace es incorporar al otro con todas sus peculiaridades dentro del cuerpo social. Permite la diferencia, y a menudo incluso proclama que esa diferencia es una señal distintiva del genio. Considera la diferencia un signo de valor: el héroe es quien él elige ser. Quien lucha por su libertad, sus ideas o su estética, tal como sucede con el Stephen Dedalus de James Joyce en el Retrato del artista adolescente.

3271
David Threlfall in Don Quixote at the Swan theatre, Stratford. Photograph: Tristram Kenton for the Guardian

La ficción nos enseña a pensar creativamente sobre la diferencia. Los estudios antropológicos, el psicoanálisis, la sociología, ofrecen descripciones teóricas de lo que enseña una novela mediante el ejemplo y la identificación. “La imitación de una acción”, nos dice Aristóteles, es lo que constituye la Tragedia. Sería difícil para uno pensar en un modo más innovador de entender la mente y el corazón. La culpa, los celos, la desesperación, la violencia, la ansiedad, la irracionalidad, el miedo a la muerte, nada de lo humano es ajeno a la literatura. Por lo tanto, cuanto más cae en declive la educación debido a la falta de imaginación (por no mencionar de fondos), más literatura se necesita para servir como otra forma de educación. Cuando leemos las obras emblemáticas de la tradición europea, empezamos a trazar los contornos de una comprensión radical y decodificada del otro. Inconscientemente, comenzamos a aceptar que el otro es siempre un misterio y que las caracterizaciones fáciles no conducen a ninguna parte. Imagínemos que Odiseo no era más que un hombre sucio y náufrago, y pensemos en lo mucho que aprendemos de su llegada a la isla de los feacios sobre las personas que llegan todos los días a las costas de Europa.

Si dejamos la crisis de los refugiados en manos de los medios de comunicación, si nos olvidamos de los hombres-náufragos de la literatura -desde Odiseo y Robinson Crusoe hasta el viernes de Michel Tournier- quedaremos atrapados en los estereotipos de los refugiados como una masa homogénea de personas que ha venido a amenazar a Occidente. La literatura transforma el miedo amorfo y la piedad en individualidades. Nos dice: el otro no es lo que parece.

VERSIÓN LIBRE DE: https://www.theguardian.com/books/2016/dec/02/literature-teaches-us-to-understand-the-other

Anuncios

Una respuesta a “EN TIEMPOS DE DIVISIÓN, CÓMO LA LITERATURA NOS ENSEÑA A ENTENDER Al “OTRO”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s