Rojo y Negro, Stendhal. 1830. Francia.

frase-el_amor_es_una_bellisima_flor_pero_hay_que_tener_el_coraje_-stendhal

En la casa del carpintero Sorel, situada en el Franco Condado ―al oeste de Francia―, todo se deshoja en oleadas de un fluido aburrimiento. En zumbidos de un dormitar arrítmico y cansino, monótono, interrumpido sólo por los zigzags de las sierras y el batir de las hachas. La madera es terca; Julián Sorel, el hijo del carpintero, no lo es menos. Guapo, a la par que inteligente, sabe que el trabajo físico no es lo suyo y que la clase social a la que pertenece, la que le tocó en suerte (en mala suerte), le queda estrecha. Una urgencia que se trueca en ansias lo carcome. He aquí la mala noticia. La buena, y él lo sabe, es que ya no estamos en el Antiguo Régimen. Ahora la sociedad es ampliamente móvil y nada estática. Ahora, el desvalido podría llegar a mandar y el que nada tiene a poseerlo todo. Ya Napoleón, con el ejemplo con sus excesos, nos mostró el camino: la voluntad, si se lleva al límite, a un punto de no retorno, es capaz de lograr que aun la estrella más lejana orbite sorpresivamente cerca.

Pero ¿qué hacer entonces? Para un muchacho como él, provinciano y sin dinero, el sacerdocio es la vía más directa, el modo más seguro de ascender socialmente. Sólo tendría, eso sí, que fingir que ama al sacerdocio, pues gracias a su devoción secreta por Rousseau y Napoleón -dos escandalosos símbolos republicanos-, siente lo contrario. Además está el latín, que, todo hay que decirlo, no se le resiste porque en cierto modo lo domina. Es posible que, gracias a él, pueda entrar como preceptor a una casa de primera; a una como la del católico y conservador alcalde de Verrières.

Y vaya. Cuánta suerte: justo esto es lo que sucede.

rojo-y-negro-stendhal-editorial-alianza-4121-MLA2682614444_052012-F

A partir de aquí Julián utilizará la sumisión amorosa de las mujeres— primero la de la mujer del alcalde, la señora de Rênal, y luego la de la hija del marqués, Margarita de la Mole—, para subir escalones sociales. Una temporada en el seminario aportará el resto a su educación tartufa: afinará su habilidad en el engaño, consumará sus dotes para el fingimiento, y, una vez deje a su amante en embarazo, conseguirá que lo nombren Chevalier de la Vernaye y que sus sueños, largamente acariciados, se vean por fin muy cerca.

No obstante, en su usura por engullirse el mundo Julian dejó intuir, a veces, su epidermis taimada: ese orgullo pertinaz y esa fragilidad nerviosa que le hacía castañear los dientes cada que intentaba disimular sus propósitos. Una carta de su antigua amante, dirigida al marqués de la Mole (y tan imprevista como reveladora), hará trastabillar sus planes. El mundo parecerá derrumbarse y es allí que herido, burlado en su confianza y en ese amor que pese a todo siente, se lanzará furioso a la iglesia donde la traidora reza y allí, en medio de la boquiabierta muchedumbre, le propinará dos disparos.

media

Rojo y Negro es una pincelada maestra que al revelar el doblez de Julián nos deja ver en sus maquinaciones y atributos los valores que reinan en la Francia postnapoleónica. Descubrimos que en su amar cojitranco, en su enorme orgullo, se debaten un arribismo y un fingimiento que, bien vistos, nos deben parecer bastante familiares. No muy extintos en los días que corren.

La intrincada psicología de los personajes, en especial la de Julián y la de Margarita, se nos ofrece como un muestrario de las emociones humanas, de sus apetencias, de sus desaciertos y virtudes. Si Julián, en una lucha encarnizada consigo mismo, ansia aquello que desprecia, es decir, si lo que más desea es pertenecer a una clase social a la que detesta, entonces Rojo y Negro viene a ser el espejo en que las motivaciones del hombre se miran a la cara.

A Julián, a lo mejor, alguien debió aconsejar aquel proverbio árabe que dice: “El hombre no puede saltar fuera de su propia sombra”.

Desafortunadamente fue el salto que él intentó siempre. El más difícil.

9788467039429

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s