Lo que el viento se llevó. Víctor Fleming. 1939. USA.

news_thumb_32968_630-78003

Algodón blanco cogido por manos negras, terrones rojos en manos de una mujer llamada Scarlett. ¿Será tal vez una casualidad o en Lo que el viento se llevó el color parece un megalómano que en todo se entromete? No. No es una casualidad: así era el Sur y así era Tara, la hacienda más glamurosa de Georgia: una región roja como la guerra y al mismo tiempo blanca como una señorita de finos modales; blanca como ese viento que se llevó todo lo existente.

Y es que Scarlett O´Hara es Estados Unidos de América. Narrada a lo largo de 12 años de su vida, de su paso de niña superficial a mujer compleja, la película narra el surgimiento de una nación y el paso gradual que esa nación, provincia gigante e inexplorada, transita hasta convertirse en capitana del orbe; en directora de un optimista y desaforado concepto de progreso.

gone-with-the-wind-gone-with-the-wind-4368646-1024-768

Pasar de plantíos florecidos a la sombra de la esclavitud —un sistema a todas luces feudalista—, a mercadear con maderas y metales pulidos por asalariados, es decir, saltar de un mundo estancado a otro que va en patines, simboliza como nada la expansión de un país que ansiaba romper sus arcaísmos y vestigios coloniales, los diques que aún frenaban la comunicación entre sus costas.

Casi 4 horas necesita Lo que el viento se llevó para dejarnos un sabor agradable, a coctel en que caben, acertadamente, varios ingredientes que explican en gran medida su éxito mastodóntico: la epopeya bélica se cita con el culebrón mexicano, las grandes actuaciones con el poderío económico, y allí, entre la política y la mentalidad estadounidense, la del siglo XIX, se nos muestra la trasformación que da paso al imperio del norte.

Es una guerra que pese a ser la protagonista de la película, termina por ceder importancia a Scarlett O’Hara: es ella y la fuerza de su personaje quienes, realmente, sostienen los nervios de esta cinta. Clark Gable, en su papel de Rhett Buttler, demuestra ser el compañero que encaja como el tornillo a la tuerca. Química, chispa, diálogos memorables: entre los dos se da un pulso interpretativo que termina en tablas y que los convierte en una de las parejas emblemáticas de Hollywood; que, junto a las elevadas actuaciones de Olivia de Havilland-Melanie- y la nana de Scarlett -Hattie Macdaniel-, forman un binomio que se acompaña como pocos.

tumblr_mmb9lqZFV41s2i7zpo1_500

Y claro: es difícil imaginar que el resultado hubiera podido ser otro: Lo que el viento se llevó era la mayor apuesta cinematográfica de entonces, la MGM defenestrando la casa; tres directores diferentes en tres etapas distintas-Fleming, Cukor, Wood-; los extras rebasando con su número los encuadres; las grúas, en una audacia sin igual, dirigiendo tomas hiperbólicas; la fotografía -Ernest Haller- lanzando Big Bangs cromáticos nunca antes vistos; la música, trabajada con minuciosidad de hormiga, diseñada por un hombre idóneo, Max Steiner; la puesta en escena, exhibiendo todas las charreteras del séptimo arte, deslumbrando y creando una escuela que aún hoy perdura.

Si Margaret Mitchell -la mujer cuya erudición sobre la Guerra de Secesión la llevó a escribir la novela- inició Lo que el viento se llevó con un magnetismo digno de estudio: «Scarlett O’Hara no era bella, pero los hombres no solían darse cuenta de ello hasta que se sentían ya cautivos de su embrujo», Hollywood intentó una tarea similar y, entre esta película y nuestras córneas, estableció un magnetismo semejante. El mismo magnetismo que se da entre las notas y el pentagrama.

lo-que-viento-se-llevo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s