Vidas imaginarias. Marcel Schwob. Francia. 1896

vidas-imaginarias-8193-MLA20000994545_112013-F

Una mirada que esclarece cosas, que ilumina áreas confusas. Un alfabeto que dice más con menos letras y que revela verdades elusivas porque no hay verdades que no lo sean: todo esto es Vidas Imaginarias: un camino que llevándonos por lo real a través de sus contrarios, que paseándonos por los detalles que todos desestiman, nos revela más de un personaje que su biografía más documentada.

Aparecido en 1896, es decir, en plena Belle époque y en vísperas de la primera Gran Guerra, Vidas Imaginarias nos presenta veintidós relatos biográficos de personajes históricos que de algún modo tuvieron un destino trágico.

Desde Petronio, el autor del Satiricón que muere, según se nos dice, a manos de un carnicero ebrio, hasta el incendiario Eróstrato y su trágica voracidad de fama, los personajes de Vidas Imaginarias aparecen descritos de un modo que recuerda “los movedizos matices del mar” y sus ondulaciones.

vidas-imaginarias

Aquí los venenos son de “color esmeralda”. Aquí un individuo cuya gula lo domina porque “lo único que sabe es comer”, asalta caminos en noches de soledad y de amargura. Aquí (no hay por qué sorprenderse), viviendo en pleno corazón de una nación civilizada, un bárbaro se rodea de huesos viejos de cementerio y a medianoche y con su propia hija intenta engendrar huesos jóvenes.

El capitán Kidd -que inspirará, en parte, La Isla del Tesoro de Stevenson-; los asesinos de la Escocia de principios de siglo XIX, Burke y Hare, a quienes Schwob llama señores; la princesa Pocahontas más su periplo por la Inglaterra de Jacobo I; en fin, toda la galería de personajes que Schwob nos muestra y cuyos resquicios y rarezas hacen de ellos lo que son y lo que no, le permiten a este autor disentir con los biógrafos tradicionales y desestimarlos. Ajusticiarlos porque tienden a olvidar lo pequeño y porque se ensañan en revelar lo público sin comprender “la nece­sidad de establecer una relación entre los detalles in­dividuales y las ideas generales”.

beguiling_of_merlin-def

Para conocer a profundidad el alma de un personaje, nos da a entender Schwob, no hay que preocuparse por ser veraz, ceñirse irrestricto a lo que pontifica la historia, no: hay que preocuparse, preferiblemente, por no dejar escapar las particularidades e insignificancias y examinar el alcance e importancia de eso que llamamos manías.

“El arte es lo contrario de las ideas generales, des­cribe sólo lo individual, no desea sino lo único. No clasifica, desclasifica”. He aquí la opinión de Schwob respecto del arte, y con ello, como si dijéramos, nos lanza a la mesa una lección sobre el duro oficio a realizar por los biógrafos y escritores. El difícil oficio de pintar al mundo con letras.

Anuncios

Una respuesta a “Vidas imaginarias. Marcel Schwob. Francia. 1896

  1. Este libro es una de las fuentes de la “Historia universal de la infamia” . Lo cual reconoce y confiesa el propio Borges. El autor argentino y el francés eran dos grandes fabuladores. Quizá por eso sus relatos transmiten una inquietante sensación de realidad.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s