La Vida de Emile Zola. William Dieterle, 1937. Estados Unidos

3912725_249px                        VidaDeEmileZola

Pocas veces un filme ganador del Óscar a la mejor película ha sido tan merecido. Y no podía ser de otro modo: nos encontramos ante verdadero homenaje a la Verdad, ante un grito ensordecedor que invita a no transigir frente a lo injusto, pese a las fuerzas opositoras, al mundo que en desbandada se viene encima.

Pero hay más.

El papel del artista pasa al tablero y su función como formador de opinión, como alertador de conciencias, presenta examen; es esta una pancarta del tamaño de los Ángeles que nos dice que ni aún el honor (con mayúsculas) debe anteponerse a la certeza, a la verdad de los hechos. En esta película, tal como nos sucede con esos recuerdos que atesoramos con más añoranza, se nos antoja que cabe de todo; todo lo que está compuesto por ese conjunto de cosas que no podemos olvidar ni esforzándonos. Así los elementos encajan a la perfección, todos bajo el amparo de un guion acojonante, trabajado con minuciosidad de hormiga, que no desbarra un segundo, con los rieles siempre aceitados, alimentado por unas actuaciones que nos sacuden el asiento.

El desarrollo psicológico del personaje principal acierta de la A a la Z. Evoluciona hacia atrás, tal como lo advirtiera Cezanne su amigo, a imitación de los cangrejos. Muta, y con él lo hace también la historia, llevándonos con angustia a la Isla del Diablo, con emoción a un discurso en la redacción de un periódico, y con no menos sorpresa a otro en un juicio que, difícilmente, volverá a repetirse en la historia de los juicios del hombre.

zola3           iSLjXLGTd0QG1

Llama la atención el montaje y su cuidada edición, el plano general y la escena de una noche de paraguas, los primeros planos del rostro de madame Dreyfus(es la admiración que se desliza como una hoja sinuosa por río caudaloso). Pero de todas las escenas, es la de la liberación de Dreyfus, sin lugar a dudas, la que se lleva la palmas de la Vía Láctea de extremo a extremo. ¡Para la historia del cine y no olvidar ni con un golpe en el cabeza!

Esto es cine señores. Aquí el séptimo arte salta al primer puesto de las artes y nos deja una proyección que invita a reencontrarnos con lo verdadero, con lo más valioso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s